miércoles, 28 de octubre de 2015

De charla con... María Martínez Ovejero

No sé a vosotros pero a mi siempre que empiezo un lectura me pica la curiosidad de saber quien está detrás del libro que tengo entre las manos, quién ha hecho posible con su imaginación y su pluma que me meta de lleno en una historia; que vaya a reír, llorar, sufrir, odiar e incluso amar a unos personajes.

Las redes sociales tienen de bueno sobre todo que te acercan a  gentes  que de otra manera seguramente no hubieses conocido, te dan la posibilidad de descubrir como es además del escritor,   la persona... sus miedos, sus pasiones, sus sueños, su realidad...Y hoy mientras leía "Tierras De Luz Tierras de Sombra", una historia de magia, de amor, de amistad,  tenía el placer y la suerte de poder charlar con su autora, María Martínez Ovejero.


¿Quien es María Martínez Ovejero?

Mi nombre es María Martínez Ovejero. Nací en Talavera de la Reina, Toledo, hace 28 años. Con 18 me vine a estudiar a Madrid, donde cursé Derecho en la Universidad Complutense y en la actualidad compagino la escritura con la ampliación de mis estudios, mediante un Grado en Criminología en la UDIMA.


¿Qué libros tienes en el mercado?

En enero de 2014 publiqué Recuérdame y en febrero de este año Tierras de luz, Tierras de sombra. En este momento estoy preparando la segunda edición de ambas novelas.


Si tuvieses que quedarte con uno, ¿con cuál te quedarías?

Es complicado, los dos son importantes para mí. Recuérdame comencé a escribirlo con dieciocho años, era muy jovencita y al releerlo hoy día, me doy perfecta cuenta de sus carencias. Aún así pienso que es una historia sencilla y bonita, sin más pretensiones. Tierras de luz, Tierras de sombra es una novela con un argumento mucho más elaborado, no solo porque pertenezca al género fantástico y ya de por sí se preste a dar rienda suelta a la imaginación, si no porque está más trabajada y cuidada. Me costaría decidirme, pero si tuviera que elegir, me quedaría con la segunda.


¿Con qué género te sientes más cómoda?

La primera novela que escribí era un romance de verano adolescente, con un trasfondo de misterio del pasado, la segunda es fantasía y ahora mismo estoy trabajando en otra que podría encuadrarse entre lo paranormal y la ciencia ficción. Digamos, que escribiendo, me muevo bastante. De lo que no tengo duda alguna es de que me encanta escribir para adolescente y que, de momento, no voy a abandonar la literatura de corte juvenil.


¿Qué querías ser de pequeña?

Creo que nunca, ni siquiera ahora, he tenido los pies en la tierra. De niña me pasaba la mayor parte del tiempo con un libro en las manos, así que mis “sueños” pasaban por tener poderes mágicos, a descubrir que era la Reina de un mundo perdido o una bruja que tenía como mascota un dragón. Quizás por eso nunca me gustó el derecho, ni he encontrado un camino laboral en el que me sienta realmente cómoda. Seguramente escribo porque es una manera de “realizar” mis sueños de infancia.


¿Alguien muy importante de tu infancia?

Creo que la persona más importante en mi infancia ha sido mi madre. Es con la que he pasado más tiempo y la que me enseñó a amar los libros, dándome así la oportunidad de conocer mundos maravillosos que, de otra forma, me hubiera perdido. Mucho de lo que soy se lo debo a mi madre y a los libros.


¿Un miedo?

Fracasar. Tengo pánico a fracasar cuando empiezo algo. Y con esto no quiero decir que sea una triunfadora, ni mucho menos. Me he estrellado un buen montón de veces, pero aún así sigue doliéndome como la primera vez. Supongo que soy una persona demasiado orgullosa y me cuesta sobremanera ver que no puedo conseguir algo que me he propuesto o que no es tan bueno como me hubiera gustado.


¿Un deseo?

Ahora mismo, en la etapa de mi vida en la que me encuentro y tras atravesar rachas muy convulsas, mi único deseo es tener un mínimo de tranquilidad y seguridad. Tener cerca lo que realmente me importa y disfrutar de ello, porque nunca sabes qué pasará mañana. No soy de las que pide grandes cosas a la vida.


¿Un defecto?

¿Uno solo? Tengo muchos, seguramente bastantes más que virtudes, pero pienso que uno de los que más me perjudican es lo tremendamente autocrítica que soy, muchas veces esto hace que me convierta en mi peor enemiga y es una manera bastante tonta de limitarme a mí misma.


¿Una virtud?

Pues aunque parezca contradictorio, creo que cuando sé ponerle límites, mi mayor defecto es también mi mejor virtud, y es que no me conformo con hacer algo, tengo que hacerlo bien, soy muy trabajadora y perfeccionista. Aunque, como ya he dicho, cuando no se me va de las manos.


¿Un hobby?

Sin duda alguna: la lectura. La mayor parte de los momentos más bonitos de mi vida tienen que ver con los libros. Mi infancia y los mejores recuerdos de ella están acompañados de ellos y también han marcado mi crecimiento como persona, incluso lo más importante para mí a día de hoy, llegó gracias a los libros.


¿Una comida?

Si te soy sincera, me gusta comer, disfruto de la comida y me encanta probar sabores nuevos. Es cierto que cada vez como menos carne, pero sé valorar una buena comida. Aún así no podría elegir un plato en concreto, me encanta sorprenderme.


¿Una manía?

Como no podía ser de otra manera… tenía que estar relacionada con la literatura. Soy muy maniática en lo que se refiere a los libros: no soporto que algo pueda estropearlos o dañarlos, jamás escribo en ellos, no doblo las páginas, si voy a llevarlos de un lugar a otro, los forro… Sin duda alguna, mi tesoro material más preciado, es mi biblioteca.


¿Frío o calor?

Frío, por supuesto. El calor me anula en todos los sentidos. No soy capaz de hacer nada, me muevo a cámara lenta e incluso creo que hasta me cuesta pensar.


¿Un objeto que colecciones?

¿Libros? No soy coleccionista de nada en particular. Mi pasión ha sido siempre la literatura y desde niña, cuando ahorraba o alguien quería regalarme algo, reclamaba libros, de manera que no he dedicado mucho empeño o interés a ningún otro objeto. Es cierto que me encanta la moda y adoro ir de compras, y suelo adquirir todos los meses la revista Vogue, pero no creo que se me pueda considerar ser “coleccionista” de nada.


¿Un secreto confesable o... inconfesable? 

Pero… entonces ya no sería un secreto… La verdad es que a veces me pongo dibujos animados y sigo disfrutando de ellos como una enana, eso y que me encantan lo karaokes…


¿Romántica o realista?

Soy una romántica empedernida. Desde siempre me han encantado las historias de amor, pero en la vida real soy muy realista y hasta hace bien poco muy reacia también a entregar mi corazón a alguien.


¿Una locura que harías por amor?

Creo que cuando amas de verdad, eres capaz de cualquier locura.


¿Un escritor que te encante?

No podría elegir un solo escritor, han sido muchos o, mejor dicho, todos los que han pasado por mis manos y han dejado una huella en mí, unas más profundas que otras: mi poema preferido es “Amor constante más allá de la muerte” de Quevedo, aprendí a amar la literatura con “Los Cinco” de Enyd Blyton, El viejo y el mar de Hemingway cambió mi forma de ver la vida en la adolescencia… 


¿Un escritor que no te seduzca?

He de confesar que me cuesta bastante leer a autores latinoamericanos. Cien años de soledad o Rayuela se me hicieron insoportables. Sin embargo he adorado durante años a Isabel Allende aunque, en mi opinión, ha perdido bastante de su encanto en los últimos tiempos.


¿Papel o digital?

Papel, sin duda. No solo porque el tacto o el olor de un libro es algo inigualable, sino porque, por cuestiones de salud, leer en digital me provoca migrañas y ni siquiera dispongo de lector.


¿El último libro que has leído?

Como estoy con las revisiones de mis novelas, el mío propio, pero creo que no cuenta, así que, aunque hace un tiempo que no tengo mucha disponibilidad lectora (más bien ninguna), ha sido ¿Quién dijo miedo? de Jorge Urreta para reseñar en el blog.


¿Un libro que recomiendes?

Todos, creo que todos los libros merecen su oportunidad y que cada lector tiene su libro, y cada libro, su lector.


¿Un libro que no recomendarías?

Ninguno, Me remito a la respuesta anterior. Todos somos diferentes y lo que uno encuentra detestable, puede ser un tesoro para otro.


¿Un momento del día para escribir?

Siempre he escrito de noche, porque padezco insomnio desde que tenía dieciocho años y para mí son las horas donde el silencio y el ambiente se prestan más a la introspección.


¿Y para leer?

Cualquier hora es buena para leer, si la lectura es deseada.


¿Algo que hayas escrito y tengas olvidado en un cajón?

Muchísimas cosas, pero sobre todo, pequeños poemas que escribí de adolescente y que ya me aseguraré bien de que no salgan de donde están, ya que son francamente horribles.


¿Donde quieres llegar como escritora?

Te mentiría si te dijera que escribo por y para satisfacerme a mí misma. Me encantaría que me leyeran cuantas más personas mejor, que un montón de lectores disfrutaran de mis historias, que se tradujeran a varios idiomas… ir en el metro y ver a alguien leyendo una de mis novelas…


¿Una editorial que te gustaría que te publicase?

Cuando empecé a escribir soñaba con editoriales de renombre, pero con el tiempo te das cuenta de que el mundo editorial es mucho más complicado de lo que imaginabas. Yo estoy realmente contenta con el trato que estoy recibiendo en Éride y del trabajo tan estupendo que están haciendo conmigo.


Del 1 al 10, ¿qué importancia tienen las redes sociales y los blogs en tu carrera?

Pienso que para triunfar en lo que sea, tienes que tener “algo”, no sé exactamente lo que es, o si simplemente se reduce a estar en el sitio apropiado en el momento oportuno, pero no creo que nadie que llega lejos, en cualquier ámbito, lo haga con una carencia absoluta de talento. Con esto no quiero decir que la promoción y la publicidad, y hoy las redes sociales que son las reinas en esto, no sean importantes, pero tiene que haber un producto con cierto potencial.


¿Llevas bien los elogios?

Me da mucha vergüenza que me elogien. Me ha pasado desde siempre, quizás por falta de confianza o de seguridad en mí misma, pero me cuesta reaccionar con naturalidad cuando hablan bien de mí. Aunque, a quién queremos engañar, a nadie le amarga un dulce.


¿Y las críticas?

Si son justificadas, las llevo bien, es más creo que son la manera más efectiva de aprender y corregir los errores. Ahora, si son gratuitas y con afán de dañar, desprestigiar u ofender, no me dejo pisar por nadie, tengo mucho carácter y no permito que dañen injustamente mi trabajo.


¿Crees que hay pequeños roces entre escritores?

Hay roces, pequeños, medianos y grandes, en todos los gremios, y la escritura no es una excepción.


¿Llevas una libreta para ir apuntado ideas?

Siempre llevo una libreta en el bolso, no solo para apuntar ideas, más bien para apuntarlo todo, porque soy un verdadero desastre y tiendo a olvidarme de muchas cosas.


¿Para escribir ...a mano o a ordenador?

A ordenador, a no ser que me venga la inspiración de repente y solo tenga papel y lápiz a mi alcance, considero una pérdida de tiempo escribir a mano cuando al fin todo tiene que pasar por el ordenador.


¿Algún proyecto inmediato?

Sí, tengo dos proyectos abiertos ahora mismo, el que te mencioné anteriormente, “mezcla de género paranormal y ciencia ficción” y la segunda parte de Tierras de luz, Tierras de sombra.


Dices que entre tus sueños estaba el de poseer poderes mágicos, no sé si este sueño lo has trasladado a tu novela...

Posiblemente. Creo que una de las razones por las que escribo es que, para mi, es una forma de convertir el mundo y lo que me rodea en lo que me gustaría que fuese, y ocurre igual con las vivencias. "Me hubiera gustado vivir una aventura así, como no podía, mi mente creó a Adelle y se la concedió a ella.


Y por último...¿Qué parte de ti hay en Adelle, la protagonista de Tierras de luz, tierras de sombra?

Creo que mucho del carácter de Adelle era el mío,  a su edad. La tremenda curiosidad y las ganas de aprender y descubrir, el mal genio, ese afán de pelearse contra lo que no le gusta del mundo, lo orgullosa que es...Sí, defin¡tivamente, tiene mucho de mí.


-----

Hay una frase que a Adelle la empuja a creer en si misma y que a mí me ha gustado especialmente...

"... estas manos poseen mucha más fuerza de la que crees. A veces solo hay que desear algo con mucha fuerza para que suceda".

y nosotros deseamos con mucha fuerza que María Martínez Ovejero coseche miles de éxitos con sus novelas y le agradecemos que nos haya dedicado su tiempo y que con sus respuestas nos haya hecho sonreír.
Gracias, María.


8 comentarios:

  1. ¡Gracias a ti, Rosa!
    Me ha encantado compartir este ratito y confidencias contigo, ha sido realmente muy agradable.
    Espero poder repetirlo en otra ocasión.
    Un besote enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti, María, ha sido un placer!!
      Muchos éxitos porque te lo mereces!!
      Besines

      Eliminar
  2. Hola, pues no conocia a esta escritora y encima al lado de Toledo , de donde yo soy, gracias por mostrarla, yo tambien tengo un blog por si te puedes pasar, ya te sigo y así nos leemos, besitos.
    http://estoyentrepaginas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Hola, pues no conocia a esta escritora y encima al lado de Toledo , de donde yo soy, gracias por mostrarla, yo tambien tengo un blog por si te puedes pasar, ya te sigo y así nos leemos, besitos.
    http://estoyentrepaginas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. Te ha faltado sacarle el DNI, em ha encantado porque ya intuía que María era un chica muy cercana y humana por lo que hemos hablado ella y yo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy muy de acuerdo contigo, es muy cercana, es un amor de persona!!
      Besines
      Me paso por tú blog!!

      Eliminar
  5. ¡Hola!
    Me ha encantado la entrevista. ¡No sabía que habíais formado un blog! Me quedo por aquí! Saludos, Ninde

    ResponderEliminar